Un crematorio es un lugar donde se puede velar a un difunto, para posteriormente proceder a la cremación y a la entrega de cenizas.

Generalmente una cremación se realiza hasta en un tiempo de hora 10 minutos a 3 horas y media, por esta razón compartimos las distintas tecnologías que se usan para su buen funcionamiento.

Control de gases y de energía: durante este proceso se gasta una gran cantidad de energía producida por la propia combustión, por esta razón y debido a los problemas sanitarios, que se pueden generar liberando este tipo de gases, los crematorios tienen un sistema de control para este proceso.

Automatización de procesos: es un control informático para medir la temperatura y el oxígeno durante la cremación. Tal automatización se basa en algoritmos preprogramados y preparados para agilizar los procesos y asegurar las medidas ambientales y de mantenimiento.

Temporizador: la cremación puede durar entre 70 o 210 minutos, por esa razón los crematorios tienen un temporizador con el que se controla este proceso.

La cremación sigue siendo una opción más que viable en la actualidad, principalmente porque sus costos son más bajos. En Funerales Cruz contamos con este servicio.